Usted está aquí: HomeMIRADORCanariasLa fiesta de las Cruces, una de las manifestaciones populares de mayor arraigo en Canarias

La fiesta de las Cruces, una de las manifestaciones populares de mayor arraigo en Canarias

Publicado en Canarias
Valora este artículo
(0 votos)
Cruz Ermita de la Lonja (*) Cruz Ermita de la Lonja (*) M. Méndez, 2012

Entre el rito festivo y la tradición, el esplendor de la artesanía floral y el tipismo, el recogimiento y la devoción multitudinaria, varios centenares de procesiones y actos religiosos se celebrarán el "Día de la Cruz", a lo largo de todo el archipiélago canario. Aunque ciudades como Santa Cruz y el Puerto de la Cruz, convertidas en auténticos escenarios de una feria rural, rivalizan en la belleza, tradición y prestigio de sus actos fundacionales con sus cruces adosadas o engalanadas en diferentes capillas, símbolo de resurrección y no de muerte según los expertos, que se remontan a los primeros tiempos de la conquistan para celebrar también el retorno de la vida tras los rigores invernales. Canarias Cultura & Negocios publica este relevante artículo del investigador Manuel Hernández sobre la historia de uno de los más valorados espectáculos religiosos de Canarias, marcado por la devoción popular, la tradición y la belleza; pero también por la humildad y el esfuerzo. Un esfuerzo protagonizado fundamentalmente por manos femeninas que visten las cruces, forradas de delicadas flores y adornos con rango de obra de arte.

 

Por Manuel Hernández González (*)

 

Las fiestas de la cruz se vinculan con motivaciones diversas que se remontan a los primeros tiempos de  la conquista y colonización. Dentro de su programa de cristianización, se convirtió en su eje preferente, como lo demuestra su articulación con los hitos fundamentales de la ocupación de las Islas y con las primeras devociones y cofradías, como las de la Veracruz y Misericordia, que tenían como objetivo preferente su culto. De esa forma se fusionaron la predicación del cristianismo en una nueva sociedad con los ritos ancestrales del árbol de la vida.

 

La fiesta de las Cruces es una de las manifestaciones populares de mayor arraigo en Canarias. Aparecen en ella desde la conquista como una de sus principales festividades y los canarios las extendieron por el continente americano, como se evidencia en los velorios de cruz en Venezuela y Puerto Rico.

 

La festividad de la Invención de la Cruz, el 3 de mayo, en clara simbiosis integra en un mismo culto el árbol y la cruz. No se celebra en honor de Cristo crucificado sino en homenaje a este emblema histórico de la cultura humana. De ahí, como la fiesta delata, no se celebra en honor de Cristo crucificado sino en homenaje a la cruz, que en muchas ocasiones se pinta de verde como testimonio feha­ciente de ese origen ancestral.

 

Tenerife, isla de devociones y cruces

Tenerife en todos sus pueblos y ciuda­des está sembrada de cruces, de ermitas de cruz. Algunas de sus prin­cipales localidades llevan ese nombre (Santa Cruz, Puerto de la Cruz o de La Orotava) y no pocos pueblos o barrios de más reducido tamaño conser­van ese topónimo. Aunque la cruz cumple también un papel esencial en una de las devociones más difundidas en las islas, sobre todo en los tiempos de hambres, epidemias y sequías, el vía crucis, que tiene en los franciscanos sus máximos impulsores, su finalidad principal es la celebración de la fiesta de ese día, aun cuando esa cruz no ha sido to­davía erigida en capilla.

 

Cada una de estas capillas y cruces tenía un número variable de mayordomos de ambos sexos, cada uno cumpliendo las funciones «correspondientes a su sexo». Los varones recogían gajos de laurel para los enrames y las mujeres formaban el madero con una tela fuerte de poca calidad; sobre este forro colocaban otra de mayor lujo y so­bre ella sortijas y joyas. Los gajos de laurel se enterraban por el pie, rodeando la cruz en semicírculo, constituyendo «una bárbara capilla». En las ramas se trababan, a modo de banderas, pañuelos de aceitillo de vivos colores, completando el cuadro floreros y cajoncitos con semi­lleros de trigo o cebada, ya nacidos, que con este fin se plantaban.

 

El enrame se efectuaba el día 2 por la mañana y se recogía en la tarde del día siguiente haciendo todo este trabajo los mayordomos. En sus inmediaciones, los mozos se entregaban al baile, cosa por otra parte bastante común, puesto que cualquier enrame de cruces o calvario sirve de pretexto para hacer cualquier fiesta bailable, especialmente en la primavera o el estío.

 

A partir de sencillas cruces, en no pocos casos de color verde, co­mienza a expandirse la costumbre de construir en su marco capillas, tal y como lo recoge Anchieta de una ermita que todavía se conserva en La Laguna: «Una cruz de la punta de la calle que llaman la Cruz Verde, porque al principio estaba allí enramada a la pared una cruz grande pintada de verde con su peana de piedra y después hicieron la capilla (...) y comenzó la devoción en forma de rezar allí el tercio y le comenzó su novena antes de la cruz, año de 1767; le puso aquella campana que será como 10 libras». Fue creada por la devoción del clérigo Don Francisco Quintana. Pero lo mismo aconteció en una cruz que estaba situada en un paraje inmediato a la Concepción lagunera que con la suscripción de más de 60 vecinos le fue construida una er­mita de 1756, que fue aseada con una colgadura propia, «frontales y dosel de oro, tronos dorados para tres altares que hay en ella, su techo todo pintado con lucidos follajes y la cruz toda de plata», a la que anhelaban hacer función el 3 de mayo, constituyendo una cofradía de hombres y mujeres con la obligación de dar medio real para esa fiesta y para la que obtuvieron indulgencias para aquellos que acudiesen 4 días a oír misa en la enunciada capilla.

 

No cabe duda que las fiestas de la cruz se vinculan con motivaciones diversas que se remontan a los primeros tiempos de  la conquista y colonización. Dentro de su programa de cristianización, se convirtió en su eje preferente, como lo demuestra su articulación con los hitos fundamentales de la ocupación de las Islas y con las primeras devociones y cofradías, como las de la Veracruz y Misericordia, que tenían como objetivo preferente su culto. De esa forma se fusionaron la predicación del cristianismo en una nueva sociedad con los ritos ancestrales del árbol de la vida.

 

En La Orotava desfilaba en la fiesta de la Cruz una cruz verde, símbolo de ese origen ancestral. La presidía la cruz de plata. En esa villa, diría con ironía Cristóbal del Hoyo, la cruz “cuando la cargan pesa, y también si no la cargan”. En esos momentos asonaban también los privilegios, como los de estar sentadas sobre un cojín las señoras “principales”. Sobre esa preeminencia diría es “como el brazo de la cruz en La Orotava, si bien que esto es aquí por privilegio, y por conciábulo allá”.

 

En Valverde, alcanzó gran relevancia, engalanándose con flores. En 1719 se cita una cruz grande sobredorada con su peana y funda de pinarete para la fiesta de la Santa Cruz[1]. La más espectacular era la de Icod, que fue donada por el Deán de la Catedral de Santiago de Cuba asentado en La Habana, Nicolás Estévez Borges. Es de casi dos metros de alto y pesa cien libras y catorce onzas. Fue obra del orfebre habanero Jerónimo de Espellosa. Es prodigiosa su labor de filigrana tanto en la cruz como en la peana a base de un depurado dibujo geométrico. Arribó a la ciudad del Drago en 1667. Según la disposición de su donante, para celebrar la fiesta, se trasladaba ésta en la víspera desde San Francisco hasta San Marcos, donde el día de la Invención de la Cruz se hacía la función y la procesión, regresando a su capilla. Su trono debía ser portado por sacerdotes, siendo uno de ellos su hermano Marcos Estévez Borges.

 

(*) Por Manuel Hernández González. Profesor de la ULL, periodista, historiador y autor de numerosos libros sobre la emigración canaria en América. 

 

(*) Ermita de la Lonja, Puerto de la Cruz, Tenerife.


[1] ÁVILA, A. Op. cit. p.217.

Visto 9584 veces

Li Ziqi: como hacer papel a la manera tradicional china

 

 

 



Construcciones CAMAN 
 
 

 



Plusultra

 

 

Contáctenos

  • Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
  • Website: http://www.canariascnnews.com